Cuando decidas reformar tu hogar, no te olvides de incluir en ella el chill out, sin perder la funcionalidad y comodidad que este espacio te brinda.

Los chill out son un espacio en el hogar donde puedes compartir, relajarte y sentirte cómodo, bien sea solo o con amigos, por eso no puedes dejarlo a un lado al momento de cualquier reforma.

No requieres de grandes exteriores o terraza para tener uno, cualquier espacio es ideal para crear un chill out que se adapte a tus gustos y necesidades, y sacarle el mejor partido.

Sus estilos pueden ser varios, siempre buscando la comodidad, armonía y paz, por ello, tienden a incluirse elementos naturales en este espacio, bajo diseños simples pero funcionales.

Los materiales que más se usan son la madera, el mimbre, rattan, bambú, piedra y algunos textiles. Las alfombras de exterior son útiles en esta zona.

Los chill out te permiten combinar colores, estampados y diferentes tipos de materiales.

El mobiliario de los chill out están compuestos por cómodos sofás, grandes almohadones, cojines, pufs, balancines, hamacas, y mesitas auxiliares de diferentes tamaños.

Otros elementos como plantas, flores, velas, jarrones, manteles, esculturas ayudan a complementar el estilo final.

 

chill out

 

Combina luces y sombras

Los chill out se caracterizan por tener sombra y entrada de luz natural, lo que permite que el espacio sea relajante a cualquier hora del día. Para ello, también se usan toldos, pérgolas, cortinas y sombrillas que ayudan a controlar las entradas de luz en cualquier momento.

Para las noches se busca que la iluminación sea tenue, para lo que se usan pequeñas lámparas con luces cálidas y de baja potencia, velas de variados tamaños o fuego exterior. Todo un refugio para estar solo o para compartir.

 

chill out

 

Sonidos y olores que relajan

Un chill out que este acompañado de sonidos relajantes como música, pájaros, fuente, sonidos del mar, aumentan la experiencia de relajación en todos los sentidos, por eso no te olvides de estos elementos.

Los aceites aromáticos y flores también le agregan un valor adicional a tu espacio.

Deberías asegurarte que si tu chill out esta en una zona exterior, los elementos que uses sean resistentes a los cambios climáticos, especialmente los suelos y el mobiliario.

¡No te limites! Puedes mezclar estilos o usar material reciclado (muebles o mesas de madera), todo se vale siempre y cuando combines bien todos los materiales y elementos que uses.

Los tonos de azul y verde son los que más se usan por su efecto relajante, así como el estilo bohemio o el campestre.

Si no tienes espacio exterior en tu hogar, no te preocupes, puedes reservar un lugar del salón para crear tu chill out, o en cualquier otro rincón de tu hogar, donde saques el mejor provecho para la relajación. En esta oportunidad estaríamos creando un chill in.

Entonces, ¿ya estás listo para tener tu propio chill out?