Llamar a un interiorista si quieres hacer una reforma a tu hogar puede ser una excelente idea, conoce todas las ventajas y beneficios que te puede brindar el contar con un profesional del interiorismo.

Llegó el momento de renovar un espacio, cambiar la decoración o adaptar la habitación para otro uso. ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo?

Es complicado llevar bien la reforma de un hogar, siendo especialmente difícil mantener la funcionalidad, el estilo y sacar el mayor provecho posible del espacio que disponemos

Contratar a un interiorista es una excelente opción para resolver muchas de tus inquietudes. A continuación mencionaremos algunas de las ventajas:

 

1. Asesoramiento confiable

Esta es una gran ventaja de un interiorista que puede ser subestimada ya que el trabajo de un interiorista no se limita solo a lo estético y apariencias.

Un interiorista puede brindarnos información importante para el proceso de reforma. Es vital por lo tanto conseguir a un excelente interiorista y llevar a cabo una entrevista previa.

¿Sabes que deberías conocer del interiorista antes de hacer una reforma? Si deseas conocerlo te invitamos a leer este artículo.

Una vez se acuerda con el profesional de interiores, este es capaz de ofrecernos información y detalles importantes sobre como optimizar los espacios.

Adicionalmente, pueden darnos valiosas recomendaciones con respecto a qué tipos de materiales son los más apropiados gracias a su conocimiento del mercado.

equipo de VB Reformas

 

2. Consigue un estilo a tu medida

Las ventajas de contratar a un interiorista es que puede traer a la realidad todos los hermosos estilos y diseños que vemos en las revistas y blogs de nuestra preferencia.

Sin embargo, ¿es tan sencillo hacerlo como parece?

En muchas ocasiones el estilo que nos atrae puede no ser el mejor para las dimensiones de los espacios que disponemos o puede que no estemos explotando todo su potencial funcional.

Con el asesoramiento de este profesional, es posible conseguir un equilibrio con respecto al estilo, funcionalidad y preferencias.

Cada habitación puede ser única, es por eso que el conocimiento de un interiorista puede ser de gran ayuda.

 

3. Problemas legales en el pasado

En algunas ocasiones, las reformas de un hogar o de un espacio se encuentra limitada por diversos trámites legales que abarcan desde permisos a licencias que deben de prepararse de antemano.

Este tipo de papeleo puede ser muy confuso y nadie quiere reformar por fuera de la ley por lo que un poco de ayuda nunca está de más.

Con un interiorista no hay de qué preocuparse, ya que están totalmente familiarizados con los procedimientos legales que deben realizarse y los pueden llevar a cabo para ahorrar cualquier molestia y tiempo.

 

4. Los mejores materiales

Con el apoyo de un buen interiorista es posible conseguir los mejores materiales para tu reforma.

Debido a que es su área de trabajo, están al tanto de los materiales más recientes y la disponibilidad de los mismos en el mercado. De esta forma podemos conseguir los mejores materiales y acabados.

Adicionalmente, puede aconsejarnos sobre que materiales son más duraderos, de mejor calidad y adecuados para el trabajo.

 

5. Presupuesto y tiempo definido

Las reformas pueden cargar la mala fama de ser interminables, tediosas y en algunos casos presentar sorpresas en el presupuesto.

Nada de esto suena bien, y una forma de resolverlo es contratando a un interiorista.

Una enorme ventaja de contar con un interiorista es que gracias a su experiencia y conocimiento podrá definir un presupuesto y plazo del proyecto de reforma así como velar que este plazo se cumpla.

interiorista

 

Como podemos ver, un interiorista puede facilitarnos enormemente el proceso de una reforma.

Si aún te quedan algunas dudas, puedes conseguir más información preguntándonos directamente y ver si necesitas un interiorista o puedes ver nuestra página con nuestros proyectos de reformas integrales e interiorismo.

¿Confiarías en un interiorista para una reforma? Nos encanta saber tu opinión